8 nov. 2014

Entrevista

Una periodista en formación, Marta Barandela, me ha hecho una entrevista sobre webcómics, autopublicación y, sobre todo, El artista y la musa. Quizá te interese. A mí me ha hecho ilusión porque ha sido mi primera entrevista. Originalmente salió publicada en su Diario de prácticas, pero como ya no está disponible la reproduzco aquí.


Carlos Rioja, dibujante: "Los webcómics, como toda la web, son algo vivo"

¿Qué pensabas cuando publicaste la primera tira de El artista y la musa? ¿Te lo planteabas enteramente como una afición o como un proyecto de futuro?

Cuando publiqué la primera tira sólo quería compartir un chiste malo que se me había ocurrido. Me gustó dibujar a los personajes, se me ocurrieron algunos chistes más y la cosa fue creciendo espontáneamente, me interesé por la personalidad de los personajes, surgió una historia… vi que podía explorar diferentes temas y eso me motivó a seguir. También fue un buen motivo para perfeccionar mi dibujo. Disfruto escribiendo historias pero contarlas en forma de cómic me llena más. Por eso sigo dibujando las historias de esta pareja.

Sobre la experiencia de crear webcómics, hay una cuestión que es fundamental a la hora de hacerlos y es que uno mismo se impone la disciplina. Según tu experiencia, ¿puede suponer una rebaja en la calidad del producto final?

En mi caso ha sido al revés: la obligación de publicar me ha empujado a practicar y a mejorar. Mis problemas de calidad han venido más dados por mi inexperiencia, porque he ido haciéndolo todo sobre la marcha en lugar de hacer un estudio previo de personajes, una planificación… de todos modos, el autor siempre puede corregir fallos más adelante, no en vano los webcómics, como toda la web, son algo vivo. También me he ido dando cuenta de que, si bien un buen acabado atrae a los lectores, lo que hace que se queden es la historia, así que no pasa nada si el dibujo no es perfecto. Dentro de unos límites, claro: tampoco es cosa de publicar bocetos.

Quería preguntarte también por tu forma de trabajar: ¿te impones unos plazos? ¿Trabajas página por página o planificas por bloques? ¿Tienes decidido el guión desde el principio o va surgiendo?

Cuando empecé todo era improvisado e iba página por página. La única obligación era sacar dos páginas por semana. Poco a poco sentí la necesidad de contar cosas más complejas y planteé pequeños capítulos… y la tercera «temporada» ya la he planteado desde el principio como un bloque. Mi forma de abordarlo me recuerda a la alfarería: paso como mil veces por toda la historia y los bocetos para ir dándoles forma hasta que siento que ya no falta ni sobra nada. Es un sistema menos inmediato que el que usaba al principio, pero al complicarse la historia me parece necesario darle más tiempo y trabajo. Aún así, siempre hay espacio para la improvisación, siempre surgen ideas para explicar mejor algo, para contarlo de otra forma…

Actualmente no estoy publicando en la web, pero al principio de cada mes me pongo un objetivo de páginas y más o menos consigo ir sacando adelante el trabajo.

En Beyond the Box, muy diferente a El artista y la musa, te ocupas del guión y Coax se ocupa del dibujo. ¿Lo habías hecho antes? ¿Hay sensación de pérdida de control sobre la obra?

Fue mi primera vez como guionista. No sentí pérdida de control porque lo planteamos desde el principio como una colaboración y simplemente me dediqué a poner palabras a una historia que habíamos preparado entre los dos. Supongo que sí habría sentido esa pérdida de control si, con un guión completamente mío y una idea muy clara de cómo debía ser dibujada, no hubiera sido capaz de entenderme con el dibujante. Pero no ha sido el caso. Además he tenido el lujo de colaborar con un profesional, así que la experiencia no ha podido ser mejor.

En un principio, pensabais mover Beyond the Box entre alguna editorial, ¿cómo ha sido la experiencia? ¿Habías intentado vender antes proyectos a editoriales?

Alguna editorial ha mostrado cierto interés, pero no ha ido más allá. Previamente había intentado vender un proyecto de novela y un cuento y la experiencia fue parecida.

El artista y la musa recibe mucho feedback y ha creado toda una comunidad de lectores bastante activa, ¿llevas una estrategia al respecto o es pura improvisación? ¿Cuál es el uso que das a las redes sociales como Twitter o Facebook?

Salvo algún concurso o alguna campaña concreta (como cuando publico algo en papel) es todo improvisado. Abrí cuentas en redes sociales principalmente para facilitar el seguimiento de las actualizaciones del cómic, pero también suelo publicar bocetos, fanarts, reseñas, noticias… cosas que pueden interesar a quienes leen el cómic y que no tienen suficiente entidad como para actualizar el blog. Las redes sociales son un buen complemento y si se publican cosas interesantes ayudan a potenciar la presencia del cómic.

Hablando de feedback, una de las que se suelen presentar como virtudes del webcómic para los nuevos creadores –no sé si mito o realidad- es que permite dar a conocer y generar una comunidad de lectores fieles, que podrían comprar luego futuros proyectos o el mismo cómic si se edita en papel o en versión digital. ¿Es así en tu experiencia? ¿En qué medida crees que los lectores on line pueden convertirse en compradores?

La posibilidad está ahí, luego hay una serie de factores que determinarán si esa comunidad se forma o no. Los autores sólo pueden hacerlo lo mejor que puedan y tratar de mover el cómic por todos los medios a su alcance. Luego ya es cosa de que el cómic llegue a la gente que lo va a disfrutar y que genere suficiente interés como para ser difundido, pero es algo que creo que no hay que forzar.

Con respecto a la autopublicación, he impreso un par de proyectos relacionados con El artista y la musa y he tenido la suerte de agotarlos (o casi, que me quedan unos poquitos Museos aún). Bien es cierto que eran tiradas muy cortas (60 y 100), pero prefiero tener que imprimir más copias que tener la casa llena de cajas de destino incierto.

Los lectores de webcómics pueden convertirse en compradores si tienen disponibilidad económica, le dan suficiente valor al trabajo y reciben algo adicional. En los recopilatorios, digitales o en papel, es habitual ofrecer historietas inéditas, bocetos, notas… un lector que va a comprar es alguien que tiene interés en saber más cosas de la historia, los personajes y lo que les rodea, así que hay que darle eso.

Otra opción que ha ido ganando cierto peso últimamente, sobre todo en el mundo angloparlante, son los patronazgos tipo Patreon o el programa de apoyo a autores que han implementado en Tapastic, que ofrecen la posibilidad de apoyar a los autores para que hagan el webcómic en sí. Pero en cualquier caso el público de los webcómics y las opciones de negocio para los autores son bastante escasas en el área hispanohablante, de modo que hay que tener los pies muy en el suelo.

Por último, ¿qué proyectos vas a continuar a partir de ahora? ¿Qué podemos esperar de ti en el futuro?

Llevo un tiempo trabajando en rehacer la primera temporada de El artista y la musa de cara a publicarla en un tomo de papel. También me gustaría publicarla en inglés para probar suerte. Por otra parte tengo la tercera temporada completamente bocetada y rotulada y si disipo mis dudas sobre seguir publicando webcómics podría empezar a publicarla enseguida. Además tengo un par de cómics cortos relacionados con este universo listos para publicar en papel, pero me gustaría tener alguno más para poder venderlos en conjunto y que cundiera más.

Tengo bocetos e ideas para otras historias no relacionadas con El artista y la musa, pero me he propuesto no empezar ningún proyecto largo nuevo hasta terminar lo que tengo pendiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada