28 dic. 2012

Carta de despedida

Estimados lectores,

Es un poco raro escribir esto. Cuando empecé con este cómic no tenía ninguna expectativa. Sólo me puse a dibujar y poco a poco una historia fue tejiéndose. Poco a poco he ido exigiéndome más y, entre eso y el apoyo de tantos lectores estupendos, pues el cómic ha ido mejorando.

He recibido varios comentarios de gente que cree que debería buscar una editorial tradicional para que el artista y la musa den el salto al papel… y bueno, he ido tocando puertas y después de varios meses tengo que anunciar que he encontrado editorial. Estoy sorprendido, porque cuando busqué editorial para mis novelas la espera fue mucho más larga y estéril. Sin embargo, con el cómic he tenido más suerte y sólo he tenido que esperar unos meses. Supongo que es más fácil hacer criba con material visual.

Pero bueno, que me voy del tema. La buena noticia es que a lo largo de 2013 podréis comprar en vuestra librería especializada favorita un libro con la primera temporada de El artista y la musa, con las primeras páginas rehechas y un montón de dibujos inéditos y extras.

Si funciona bien, después irá el segundo tomo y, si también va bien (que ya sería suerte), la tercera temporada, exclusivamente en papel. Y ahí está lo malo. El trato con la editorial me obliga a abandonar la publicación del cómic en Subcultura. Es más, a partir del 1 de enero tendré que borrar todas las páginas publicadas aquí y en DeviantArt. Es lo malo del trato. Porque voy a echar muchísimo de menos publicar aquí el cómic. Los lectores le dais mucha vida al proceso y dibujar «en silencio» es más duro… pero claro, esta oportunidad se me ha presentado así y he decidido arriesgarme. Ojalá no tenga que arrepentirme.

Ya sé lo que se suele decir en estos casos. Que si uno tiene que hacer lo mejor para él, que si hay que buscarse las lentejas, que si tal y que si cual. Pero no puedo evitar sentirme dividido y triste. En cierto sentido esto una traición a los lectores. Ya sé que aquí publicamos porque queremos y leemos porque queremos, que no hay ningún contrato ni nada, pero oye, yo creo que en cierto sentido sí que hay un contrato no escrito. Una cierta lealtad. Hacia los lectores, hacia los personajes, hacia mí mismo. Porque todo esto es una obra conjunta. Al menos yo lo he vivido así.

Me habría gustado llevar esta historia hasta su final natural en los términos en los que empezó, pero por otra parte, sí, todo esto ha sido un experimento continuo y podríamos decir que esto sólo es un paso más. ¿Por qué es tan amargo entonces? Ojalá no existiera el dinero y pudiera dedicarme a escribir y dibujar y luego regalar todo lo que hago. O al menos ojalá las editoriales fueran un poco más abiertas de mente. Al menos la que me ha elegido. Que sí, que estoy muy agradecido por la oportunidad que me están dando, pero ojalá no hubiera tenido que elegir.

En cualquier caso, muchísimas gracias por vuestro apoyo a lo largo de estos dos años. El artista y la musa sería algo muy distinto sin vosotros.

¡Nos vemos en las librerías!



















Actualización:

Buena broma, ¿eh? ;) Creo que es creíble porque, salvo lo del trato con la editorial, lo demás es verdad. Bueno, yo no borraría el cómic de Subcultura. Sería absurdo porque el cómic ha crecido y sigue creciendo allí, es parte imprescindible del proceso. Y además siento un agradecimiento infinito porque publicar aquí me ha dado fuerzas para sacar un montón de cosas que tenía ahí pudriéndose. Ya sé que el mundo no se acaba aquí y que hay que avanzar y buscar nuevos horizontes, pero el hogar siempre es el hogar. Y me callo, ¡que aún tengo que terminar la segunda temporada!

Gracias a los que os habéis alegrado sinceramente por la buena noticia, por todos vuestros comentarios. Esto era una broma pero por las dos partes había sentimientos e ideas muy verdaderos. Ya habrá tiempo de publicar en papel, pero mientras tanto pasémoslo bien juntos :)


Entrada original en Subcultura con comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario